Tu psicólogo, tu mayor follower

“Todos merecemos una ovación al menos una vez en la vida”. Esta es una de las frases que dice el protagonista de la película “Wonder” cuando sube a recoger un premio al acabar el curso. Es la parte final de la película. Un premio por su trabajo, pero sobre todo, por el mérito de ganarse el respeto y un lugar, en circunstancias realmente difíciles. La película es muy recomendable.

Qué sensación la de ser ovacionado, reconocido, por otros… Todos deberíamos recibir una ovación, como se dice en la película. La gente “normal”, y a los psicólogos nos gusta poco esta palabra, la gente que saca adelante su vida, su día a día, se merece una ovación. Una gran ovación, un gran reconocimiento por sus pequeños-grandes logros.

En la consulta, el paciente confiesa sus dificultades, lucha por aceptar sus limitaciones. En general, valora poco o muy poco lo que es, lo que tiene. Pesa mucho más para nosotros lo que no podemos hacer, lo que nos cuesta, que aquello de lo que sí somos capaces. No solemos reconocer nuestros logros. Y éstos son muchos y muy diversos.

Educar y criar a nuestros hijos, encontrar trabajo o mantenerlo, superar cualquier miedo o limitación,…, son grandes, grandísimos logros. A veces, es toda una proeza sacar adelante una semana complicada o incluso un día. Y es ahí donde el Psicólogo, desde el primer momento, de forma incondicional, presta su apoyo al paciente, y se convierte en su mejor fan, en su mayor follower.

Cuando un paciente consigue dar un pequeño paso hacia su felicidad, hacia su bienestar, hay que reconocérselo, por todo lo alto. Cuando un paciente consigue averiguar lo que quiere y hacer lo posible y lo imposible por conseguirlo, habría que hacerle una ovación.

Quizás hemos aprendido a exigirnos demasiado. Quizás se nos impone una forma de vida que no deja lugar a la insatisfacción, a “la falta”. Y ésta, la falta, forma parte de la vida, de lo que somos. Todos estamos en falta de algo, no sólo de objetos, que también, sino de capacidades. Estamos limitados de una u otra forma. Estar limitado es no poder con todo, no tener de todo, no ser capaz de todo. Asumir nuestras limitaciones y las de los demás, es fundamental en las relaciones sociales. Y sobre todo, es fundamental para poder disfrutar de lo que sí somos y sí tenemos.

Como si de una red social se tratara, el Psicólogo debe dar likes a todos los “post” del paciente, a todo su contenido. Debería ser el primero en hacerlo. Y esa ovación que todos deberíamos tener alguna vez en la vida, puede tener muchas formas. En algún momento, el paciente, debe ser su propio seguidor, debe darse likes a sí mismo. Debe poder reconocer sus logros, dar valor a lo que tiene, como persona, a lo que es, y no tanto a lo que no.

Deberíamos darnos una ovación a nosotros mismos de vez en cuando.

www.acercadetipsicologos.com

Centro de Psicología y Psiquiatría en Valdemoro (Madrid)

Leave A Comment

Abrir chat
1
¡Hola!
Gracias por comunicarte con acercadetipsicólogos.

Por favor, cuéntanos, ¿Cómo podemos ayudarte?