¿Y ahora qué?

Hace poco, alguien me contaba una serie de acontecimientos y logros importantes de su vida en los últimos años. Entre otras cosas, decidió, hace tiempo, junto a su pareja, tener un hijo. Fue un bebé muy deseado por ambos. El pequeño tiene ahora cinco años. Me contó cómo vivió el embarazo, y después, la lactancia. Aunque no todo fueron alegrías, por supuesto, lo contaba como algo que le hizo realmente feliz.

Me habló también de un ascenso laboral. Es una mujer con mucho éxito profesional, dedicada a su trabajo, el cual siempre le ha dado muchas satisfacciones. Se puede decir que lo que hace, lo hace bien, y le gusta. No obstante, decidió seguir preparándose, y hace tres años empezó un Máster, el cual ha terminado también con muy buenos resultados. Ello le proporcionó la posibilidad de cambiar de Departamento, haciendo otro tipo de labor que le satisface más, y en la que tiene mayor responsabilidad, con un grupo de personas a su cargo. Además de todo esto, me hablaba de lo maravillosa que es su relación de pareja, a la cual quiere mucho y le hace muy feliz.

Sin embargo, después de relatarme todas estas cosas, hizo una parada, y tras unos segundos, me dijo: “¿Y ahora qué?”. “¿Y ahora qué?” Repetí yo. Entonces me explicó que siempre le ha acompañado una sensación de estar incompleta. Que nunca se ha sentido plenamente satisfecha. Que ha perseguido y logrado los sueños que siempre tuvo, y que todos ellos le han dado mucha felicidad, pero que nunca fue una felicidad plena. Detrás de cada logro, de cada sueño cumplido, le ha invadido una sensación de tener que seguir haciendo más y más cosas, y asumir más y más retos. Todo esto le hace preguntarse si es posible alcanzar esa felicidad plena. Y de ser así, ¿dónde está? o ¿cómo se obtiene?

Nos pusimos a pensar juntos. Le dije que quizás no está en ningún objeto, en ningún lugar concreto. Quizás sea algo imposible. Quizás un logro, un éxito, una adquisición, más allá de completarnos, viene a poner de manifiesto que la falta, como concepto, forma parte de la vida.

Aunque puede que seguir buscándola sea más divertido y satisfactorio que no hacerlo. Seguir buscando, seguir preguntándonos ¿y ahora qué?, quizás tenga que ver con el deseo de cada uno por encontrar esa pieza de nuestro puzle, aunque dicha pieza esté perdida para siempre.

acercadetipsicologos
Psicólogos en Valdemoro (Madrid)

Leave A Comment

Abrir chat
1
¡Hola!
Gracias por comunicarte con acercadetipsicólogos.

Por favor, cuéntanos, ¿Cómo podemos ayudarte?